TAROT DE LOS ARCANOS | COMO ECHAR LAS CARTAS



Para echar el Tarot es importante trabajar en un ambiente de paz, donde luz y mobiliario sean discretos y cómodos.

El consultante ha de concentrarse seriamente, sin frivolidad. El intérprete tiene que tomar como medidas esenciales, una actitud libre de crítica y un deseo de ayudar.

Todas las preguntas han de clasificarse en cuatro grupos genéricos:

· Trabajo, negocios.

· Amor, matrimonio, placer.

· Pérdidas, desgracias, peleas, escándalo.

· Dinero, bienes, materiales.

PREPARACIÓN DE LAS CARTAS

No son demasiados los modelos de naipes para Tarot Egipcio, pero cuando vaya a adquirir un mazo déjese llevar por su intuición, elija aquél con el que se sienta más identificado.


· Dispondrá de una caja de madera, de dimensiones adecuadas, para conservar en ella sus Arcanos.

· Evite que los Arcanos pasen a manos extrañas. Nadie los manipulará, excepto usted mismo.

· Efectúe diariamente ejercicios de memorización respecto de los mismos. Proceda a barajarlos y echarlos sobre la mesa interpretándolos en forma aislada.

· Cuando esté seguro, proceda a interpretar la secuencia, es decir, no en forma aislada sino en conjunto.

· Estas prácticas de iniciación deberán realizarse siempre a solas, con el mejor estado de ánimo posible, y con la mente despojada totalmente de ideas parásitas.

· Guarde siempre sus naipes en la caja dispuesta para ello, envueltos en un trozo de seda amarilla.

· Cuanto más los manipule, más se impregnarán de sus propias energías.

LA METODOLOGÍA A SEGUIR ES LA SIGUIENTE:

1. El consultante se sienta a la mesa, de cara al intérprete.

2. El intérprete selecciona la carta que representa al sujeto, colocándola en el lugar indicado en el esquema. La carta seleccionada suele ser "El Mago" para los hombres y "La Suma Sacerdotisa" para las mujeres, aunque pueden variar la elección dependiendo de la madurez y color de cara y ojos del consultante.

3. El consultante baraja el resto de las cartas concentrado en lo que desea, todo el tiempo que quiera.

4. Una vez hecho esto, el consultante coloca la baraja boca abajo con su mano izquierda y "la corta", separándola en tres montones hacia si, también con la mano izquierda.

5. El intérprete recogerá los tres montones, el más cercano a él el primero, el del centro el segundo y el más cercano al consultante el tercero. Colocándolos boca arriba para exponer la última carta de cada montón. La interpretación de estas tres cartas en orden, dará una idea general del problema.

6. El intérprete unirá los tres montones ahora boca arriba, uno encima de otro, para que la baraja quede tal como estaba al terminar de barajar el sujeto.

7. El intérprete colocará la baraja de 77 cartas, boca abajo, y procederá a seleccionar las cartas, una tras otra, poniéndolas en las posiciones indicadas según el esquema elegido.